lunes, 28 de enero de 2013

Los peinados de Ronaldo y la "humildad" de Messi

Muy buenas mis apreciados/as lectores/as. Lo primero pedir perdón por este largo tiempo de ausencia, unos 29 días, pero es que sin inspiración no se puede escribir. La inspiración me ha venido hoy cuando he abierto la página web del diario Marca y lo primero que me he encontrado son la declaraciones de un jugador del FC Barcelona sobre el partido que tienen que disputar el sábado de ida de las semifinales de la Copa del Rey ante el Real Madrid.  Este es un hecho que no me habría parecido extraño de no ser porque ayer la selección española de balonmano se proclamó campeona del mundo dando una soberana paliza a Dinamarca.
Vamos a ver, yo no digo esto por defender al balonmano en particular, es más no es que sea de mis deportes favoritos, pero es que lo la prensa deportiva de este país es de risa. Se le da más importancia a una tontería dicha por un futbolista que ha un logro de un combinado nacional. Y esto no solo sucede en la prensa escrita, también en la televisión pasan estas cosas. Para mí el ejemplo más claro está en la sección de deportes de la cadena cuatro, en la al principio de la sección te dicen así por encima un poco de la sección polideportiva y cuando llevan más o menos un minuto hablando dicen " ¡¡¡Vámonos al fútbol!!!" y aparte de eso, lo que deberían decir es "¡¡¡Vámonos al Madrid y al Barça!!!" porque para esa gente el fútbol no va más allá de los peinados de Ronaldo o de la "humildad", nótense las comillas, de Messi. La verdad, coges un diario deportivo en este país y pareces que lo que te estás leyendo es el "diez minutos", el "hola" o alguna revista de esas del corazón. Mi consejo, menos sensacionalismo, cotilleo y búsqueda de polémica y morbo en la prensa deportiva y más prensa deportiva, imparcial y preocupada en informar sobre el mundo del deporte y no solo sobre los peinados de Ronaldo y la "humildad" de Messi.

2 comentarios:

  1. La prensa deportiva se ha vuelto "petardeo" para hombres...

    ResponderEliminar
  2. Como ya digo en la entrada, coges un diario deportivo y parece una revista del corazón, lamentable

    ResponderEliminar